Primer burdel con muñecas para turistas en Barcelona

Los turistas tendrán la oportunidad de probar las nuevas muñecas sexuales en un burdel inaugurado el pasado viernes. El burdel hace su publicidad para atraer a turistas de todas partes del mundo y se conoce como “Sex Dolls”, está ubicado en Barcelona muy cerca de la Rambla de Catalunya. Es Lumi Dolls, un prostíbulo con muñecas realistas en lugar de meretrices de carne y hueso. Por ahora, es la única en España, y aun no sabemos si hay mas en el mundo.

Las muñecas son mejor conocidas como “sexydoll o lumidoll”: son muñecas completamente realistas, desde el movimiento de su cuerpo como en el tacto, que permitirán cumplir tus fantasias sexuales sin límite alguno… Además especifican que sus muñecas, “al igual que las mujeres, cuentan con orificio anal, vaginal y oral. Los turistas pueden sentirse libres de utilizar el orificio de su preferencia e incluso utilizar lubricante que se encuentra en las habitaciones.

Los turistas tienen diversos gustos sexuales y a la hora de probar con una “Sexydoll” ellos podrán elegir que tipo de ropa quiere que lleve, o en qué posición desea conseguirla cuando llegue al cuarto u otras demandas que aumenten su libido. La predisposición de las “sexydoll” son una de las principales llamas del negocio. Ellas son las protagonistas, y están en diversidad y volúmenes: se consiguen desde 165 cm a 170 cm y varían de etnias como europeas, asiáticas, africanas y aki, un personaje de anime japonés.

No es la intención del burdel hacerle competencia a las prostitutas, ellos ofrecen otro tipo de servicio, una cosas completamente diferente, con un toque de diversión y singular. Las prácticas pueden ser en solitario o en pareja y la empresa garantiza altos estándares de higiene. Antes y después de cada servicis, las “sexydoll” son especialmente desinfectadas con jabones especiales antibacteriales. De igual forma, siempre se recomienda al turista utilizarlas con preservativos.

Estas “sexyDoll” no son nada baratas, el costo de estas muñecas varía de los 5 mil a 6 mil euros y provienen de Asia y Estados unidos principalmente. No hablan, pero para cortar el silencio las habitaciones cuentan con televisiones de plasma donde los clientes pueden poner películas pornográficas. Por ahora hay precio promocional de 80 euros la hora, estas muñecas son inagotables y se puede ofrecer también toda una noche de sexo a su lado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *