Viajar con osteoporosis u osteopenia

Para cualquier persona que quiera viajar con osteoporosis y osteopenia, una buena planificación, una rutina poco estructurada y algunas medidas de precaución lo ayudarán a disfrutar de sus vacaciones y minimizar las molestias y las posibilidades de sufrir una caída.

De acuerdo con el NHS, se reportan 250,000 fracturas cada año como resultado de tropiezos y caídas que de otro modo podrían prevenirse con el cuidado y la planificación correctos. Una de las principales preocupaciones cuando se viaja con osteoporosis u osteopenia es el nivel elevado de actividad en un nuevo entorno que aumenta las posibilidades de una caída y una posible ruptura.

Para ayudarlo a disfrutar de sus vacaciones, hemos reunido algunos consejos para viajar con osteoporosis u osteopenia.

Preparando tu viaje

Una buena preparación para sus vacaciones respaldará su éxito y le brindará tranquilidad mientras está fuera. Visitar a su médico de cabecera para hablar sobre las vacunas debe estar en la agenda de todos, pero para las personas con osteoporosis y osteopenia hay algunas cosas adicionales a tener en cuenta:

Empaque suficientes medicamentos para su viaje con un poco de repuesto en caso de emergencias. Obtenga una carta de su médico de cabecera que explique para qué es el medicamento y conserve copias de este y su receta con usted. Asegúrese de que sus proveedores de seguros de viaje puedan ayudarlo a reemplazar la pérdida de medicamentos o recetas.

Compare el equipaje de calidad, fácil de manejar y llévelo a prueba. Las maletas livianas con ruedas lo ayudarán a atravesar los aeropuertos y estaciones un poco más fácilmente y a salvar su cuello y espalda.

Asegúrese de que todos sus zapatos de viaje sean cómodos, de apoyo y tengan una suela antideslizante. Rompa los zapatos nuevos durante varias semanas antes de sus vacaciones y considere usar zapatos para el agua que lo ayuden a navegar en embarcaderos resbaladizos, junto a la piscina o cubiertas de madera.

Durante el viaje

La comodidad y el movimiento siempre que sea posible deben ser su principal prioridad al llegar y salir de su destino, especialmente en vuelos de larga distancia o viajes en automóvil que duran más de unas pocas horas. Sentarse quieto durante largos períodos puede provocar rigidez en las articulaciones y dolor muscular, por lo que:

Si está volando, trate de moverse cada 45 minutos, si viaja en autocar, automóvil o en tren, dé un paseo cada vez que pare de combustible y cada vez que se detenga en una estación de tren.

Los estiramientos de brazos, piernas y pies al sentarse ayudarán a aliviar el dolor muscular, al igual que bombear los tobillos hacia arriba y hacia abajo a intervalos regulares para reducir la hinchazón.

Evite desplomarse en su asiento e invierta en soportes para el cuello y la espalda si le gusta posponer en viajes largos: una chaqueta suave enrollada puede hacer un trabajo similar si olvida sus soportes.

Cuando llegues

Una vez que llegue, es hora de relajarse y disfrutar de sus vacaciones, solo hay algunas cosas finales que hacer y pensar para mantener sus viajes libres de caídas y saludables:

Guarde su equipaje en el piso y elimine el desorden, incluidas las alfombras sueltas y los cables eléctricos para evitar tropiezos. Asegúrese de que haya superficies / tapetes antideslizantes en las duchas, bañeras y otras áreas del baño.

Mantener su dieta también es importante: disfrutar de la cocina local siempre es lo más destacado de cualquier día festivo, pero es importante mantener altos los niveles de calcio y vitamina D.

Programe días de descanso para descansar alrededor de la piscina, en su chalet o en la playa y darle a su cuerpo la oportunidad de recargarse a intervalos regulares.

Deja un comentario